Un estudio elaborado por el área de Diseño y Arquitectura del ITC revela que la gestión integral del diseño sigue siendo una asignatura pendiente en muchas empresas cerámicas de la provincia (6-8-11)


 
Según este estudio, financiado por el IMPIVA con 77.500 euros a través del Plan Sectorial de Competitividad de la Empresa Valenciana, el sector cerámico tiene que anticiparse a las expectativas del mercado y no conformarse con responder, lo que entraña riesgos y dificultades que se pueden reducir con una integración adecuada de las competencias de diseño. 

Se ha demostrado que las empresas que más crecen en el mercado son las que más invierten en diseño, pero no necesariamente, y no sólo porque se ofrezca una imagen más cuidada, sino porque anticipan las tendencias y responden al mercado de forma rápida y adecuada.

En general, y según el análisis efectuado por el ITC, el diseño, hoy por hoy, aún está lejos de formar parte de la definición estratégica de las compañías, por lo tanto, no puede ofrecer todas sus competencias avanzadas, de modo que aún queda un largo camino por recorrer en este sentido para las empresas cerámicas salvo algunas excepciones.

El director general del IMPIVA, Rafa Miró, ha señalado que “desde el Gobierno valenciano tenemos claro que el diseño desempeña un papel fundamental como factor de diferenciación de los productos, como refuerzo de la imagen y la identidad de las empresas y como instrumento de comunicación con el consumidor o usuario de los productos”.

En este sentido Miró se ha referido a las diferentes líneas de apoyo al diseño que el IMPIVA pone a disposición de empresas y profesionales a través de los programas de I+D, del programa de Creación de Empresas de Base Tecnológica, del Programa Expande o los Planes Sectoriales de Competitividad entre otros.

A través de estos programas el Instituto ha respaldado desde 2007, en la provincia de Castellón, un total de 1.322 proyectos de diseño puestos en marchas por empresas y entidades que han generado una inversión de más de 182 millones de euros financiada por el IMPIVA con más de 67 millones de euros.

A estos programas se suman otras iniciativas que tiene en marcha el IMPIVA como el portal Impivadisseny, el centro de Documentación de Diseño o el Servicio de información y propiedad industrial del IMPIVA “a través de las que asesoramos y facilitamos a las empresas la incorporación del diseño en sus estrategias de desarrollo de producto y de gestión comercial” ha añadido Miró.

Otras de las conclusiones que se obtienen del estudio elaborado por el ITC es que, en general, las funciones más importantes y visibles sobre las que se desarrollaran las estrategias de las empresas no incluyen funciones como conceptualización de nuevos productos, diseño o I+D, sino que se centran en los procesos productivos y en las estrategias comerciales para poder vender su producto.

Las empresas entrevistadas han manifestado que el diseño desempeña un papel esencial pero complementario en la innovación de la empresa; está al servicio de la innovación, por lo que es una función permanente en las mismas, aunque no haya sido reflejada o esté contenida en las variables estratégicas, ni haya sido aludida en las distintas misiones de las empresas entrevistadas en este estudio.

Esta web utiliza cookies con el objetivo principal de mejorar la experiencia y navegación del usuario en el portal. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.