El Instituto de Tecnología Cerámica está investigando, con el apoyo del IMPIVA, cómo mejorar la depuración de aguas residuales, industriales y urbanas con el uso de membranas cerámicas con un coste asequible (18-9-11)


 
Para ello el Instituto, con sede en Castellón, formará a una de sus investigadoras en el Instituto Europeo de Membranas de Montpellier, uno de los centros más reconocidos a nivel internacional en este tipo de tecnología.

Con esta investigación el Instituto de la Red IMPIVA pretende estudiar de manera exhaustiva todos aquellos aspectos que permitan en un futuro desarrollar membranas cerámicas con alta resistencia al ensuciamiento, a fin de evitar o minimizar la proliferación de organismos biológicos en la propia membrana que inhabilitarían el proceso de depuración.

“Estamos ante un ejemplo claro de transferencia de conocimiento en beneficio de las empresas que favorece la mejora competitiva, la diferenciación del producto y un posicionamiento destacado de nuestros sectores en el mercado” ha señalado el director general del IMPIVA, Rafa Miró.

En este sentido Miró ha reiterado la necesidad y voluntad del Gobierno Valenciano de estar al lado de las empresas y de las entidades que dirigen sus servicios en pro de las necesidades de los sectores como es el caso del Instituto de Tecnología Cerámica.

En los últimos cuatros años el Instituto de Tecnología Cerámica ha puesto en marcha un total de 140 proyectos innovadores que el IMPIVA ha respaldado con más de 20 millones de euros.

Beneficios para las empresas del sector

Los avances que el ITC desarrolle en este campo serán transferidos a las empresas azulejeras quienes podrán beneficiarse por partida doble.

Por un lado su fabricación permitirá a las empresas del sector abrir una nueva línea de mercado y por otro debido a la necesidad de depuración de las aguas residuales generadas en el proceso cerámico, las empresas azulejeras podrían mejorar los tratamientos de depuración mediante el empleo de esta tecnología, aumentando el rendimiento de los procesos de depuración debido a la reducción de los problemas asociados al ensuciamiento de las membranas.

De igual modo la tecnología desarrollada podría trasladarse a otros sectores industriales o civiles que presenten la necesidad de depurar las aguas residuales que generan en su actividad, ya que la problemática del ensuciamiento en la superficie de la membrana es común en todos estos procesos.
 
La investigación comienza el próximo mes de octubre y se prolongarán durante tres meses.

Esta web utiliza cookies con el objetivo principal de mejorar la experiencia y navegación del usuario en el portal. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.